PG 2 of Flyer

Nosotros, los miembros de amor y servicio, somos hombres, mujeres y jóvenes que hemos tenido que admitir que nuestras vidas se habían salido de control, a causa de adicciones, conductas compulsivas o problemas emocionales y que teníamos que encontrar una solución para evitar el desastre para nosotros mismos y para las personas que amamos y que nos aman. Somos parte de una hermandad ya internacional con agrupaciones en cientos de ciudades y varios países donde ya se comparte en varios idiomas, lenguas y dialectos, con los principios del programa tradicional de alcohólicos anónimos pero con la apertura a personas con problemas diferentes al alcoholismo.

Nuestro objetivo primordial es llevar nuestro mensaje a todo aquel que esté sufriendo y ayudarle a lograr una vida útil y feliz. Como movimiento evitamos en lo posible entrar en cualquier controversia de carácter social, político o religioso. No respaldamos ni nos oponemos a ninguna causa. No estamos afiliados a ningún grupo o denominación religiosa, no tenemos el deseo de integrar a todas las personas al programa si no solo aquellos que lo necesiten y lo quieran. Entre nuestros miembros se encuentran hombres, mujeres y jóvenes de diversa procedencia social, económica y cultural.

Entre nosotros existen desde miembros que han pasado por profundas y tristes experiencias de dolor que han sido levantados, de prisiones, hospital psiquiátricos o de la completa indigencia hasta compañeros que tuvieron la suerte de llegar al programa mucho antes de perderlo todo, pero todos hemos encontrado en nuestra fraternidad la luz, la esperanza, y la comprensión que necesitábamos para obtener nuestra recuperación.

En nuestra comunidad se encuentran miembros de las principales religiones del mundo y contamos con el apoyo de muchos líderes religiosos, pero para unirse a nosotros no se exige ninguna creencia específica ni adherirse a ningún credo formal, incluso hay ateos y agnósticos entre nosotros que se sienten cómodos en el programa. El principio sobre el que trabajamos tal como lo dice el texto del premio Lasker otorgado a alcohólicos anónimos en 1951 por la Asociación Americana de la Salud, es “un enfermo recuperado puede hacer contacto y tratar con un compañero con problemas como ninguna otra persona puede hacerlo y así el enfermo recuperado se mantiene al salvo de sus propios problemas, y el Hombre que trata pronto se convierte en un medico para el próximo paciente creándose así una reacción en cadena de liberación siempre creciente con paciente unidos por eslabones de sufrimiento común, entendimiento mutuo y acción estimulante para una causa noble. Este no es un movimiento de reforma ni esta operado por profesionales dedicados al problema, se financia con contribuciones voluntarias de sus propios miembros, todos los cuales pertenecen anónimos, no hay cuotas ni terapeutas pagados, ni trabajadores profesionales a sueldo. Gozan de la buena voluntad y a menudo del apoyo caluroso de muchos grupos médicos, y científicos. Logro que no es común en organizaciones manejadas enteramente por personas no profesionales.”

Alcohólicos Anónimos al igual que la Organización Mundial de la Salud han definido el alcoholismo como una enfermedad y en el programa tradicional se afirma que esta enfermedad manifestada en alcoholismo u otras dependencias o actitudes auto-destructivas son solamente síntomas de males más profundos y lo definen como una enfermedad del alma, que afecta al enfermo física, mental, y espiritualmente y la solución debe ser necesariamente espiritual y al recibir esta salud espiritual la mente y el cuerpo del enfermo también se recuperan.

En el programa de amor y servicio, esta salud espiritual es recibida atravez del trabajo en todos nuestros asuntos de los doce pasos de AA substituyendo el alcohol por lo que entendemos es nuestro problema y específicamente se trabaja en el inventario moral que sugiere los pasos cuatro y cinco mismos que en las religiones organizada se conocen como examen de conciencia y confesión de pecados y en las ciencias de la conducta como la psicología y la psiquiatría se conocen como análisis de la personalidad y catarsis, una vez llevado a cabo ese desahogo emocional, el enfermo se encuentra en las condiciones adecuadas para recibir el aspecto espiritual del programa, la manifestación de un Dios amoroso como cada uno lo pueda concebir.

Hemos aprendido también que para una persona con problemas tan severos como los nuestros existen pocas alternativas que nos funcionen y que él no buscar ayuda implica siempre ver empeorar progresivamente nuestra situación y parece cierto que sin ayuda estamos destinados a generar cada vez más daño hacia nuestros allegados, y a nosotros mismos, pero al entender y al admitir que necesitamos ayuda y que estábamos dispuestos a recibirla se desencadenaba una serie de acciones y actitudes las cuales antes de ese momento éramos incapaces de realizar por nosotros mismos. Empezamos a disfrutar de una sensación de libertad, de confianza, y de esperanza en un futuro cada vez más prometedor y satisfactorio.

Estamos tan seguros que los problemas y emociones básicas de un enfermo del alma son muy similares ya sea que se trate de un menesteroso o una persona económicamente muy solvente, sea un profesionista o un completo ignorante, sea un religioso o un ateo, no importa su color de piel, su edad, o su orientación sexual, el sufrimiento interno es el mismo y este programa puede dar solución a casi cualquier enfermo que sinceramente desea dejar de sufrir y que esté dispuesto con toda honestidad a trabajar su inventario moral y el resto de los doce pasos de Alcohólicos Anónimos. Amor y Servicio es un movimiento alterno a Alcohólicos Anónimos generado por sugerencias de los propios Co-Fundadores William Griffith Wilson y el Doctor Robert Smith. Bill W. menciona “durante el curso de la historia de Alcohólicos Anónimos la mayoría de nuestros grupos especiales han realizado cosas maravillosas.

Si el miembro recuerda observar las tradiciones de autonomía y no respaldo, puede llevar el mensaje de Alcohólicos Anónimos a cada área disturbada de este mundo turbulento pero no podemos permitirles a drogadictos o otros enfermos no alcohólicos hacer miembros de AA y está claro que este grupo con doble objetivo no debería insistir en llamarse un grupo de Alcohólicos Anónimos, ni incluir el nombre de AA en su titulo, además, no se debería hacer creer a drogadictos o enfermos no alcohólicos que por pertenecer a este tipo de asociación se han hecho miembros de Alcohólicos Anónimos” (El Lenguaje del Corazón, pp.223-226). Y del Doctor Bob hemos obtenido el nombre de nuestro programa, pues en su última participación en la primera convención internacional de Cleveland en 1950 “algunos que estuvieron ahí recuerdan las oleadas de amor, que parecían darle a Doctor Bob la fuerza para pronunciar su mensaje de despedida. Fue una plática breve. En parte, expreso dos puntos “siento una gran emoción al mirar el basto océano de caras como este, con una sensación de que quizá hace cierto número de años, hice una pequeña cosa que jugó una parte infinitamente pequeña para hacer posible esta reunión… hay dos o tres cosas que relampaguean en mi mente sobre las cuales sería conveniente hacer un poco de énfasis. Una es la sencillez de nuestro programa, no lo desquiciemos con conceptos freudianos y cosas que son interesantes solo para una mente científica, pero tiene poco que ver con nuestro trabajo real en AA. Nuestros doce pasos, reducidos hasta lo último se resuelven ellos mismos en las palabras ‘Amor y Servicio.’

Comprendemos lo que es el amor, y comprendemos lo que es el servicio. Así conservemos en mente esta dos cosas.” (Trasmítelo, pp. 334-338) Por lo tanto en el programa de amor y servicio como comunidad tratamos siempre de demostrar el más profundo respeto y el más sincero agradecimiento a nuestro programa fundamental que es Alcohólicos Anónimos quienes nos han guiado con su experiencia y buena voluntad, a personas con problemas diferentes del alcohol y es por esa razón que en todas las salas de Amor y Servicio se encuentran las imágenes de los fundadores de AA, Bill W. y el Doctor Bob, los doce pasos y las doce tradiciones. Hacemos uso de su literatura y cuando no lo permiten, recibimos su experiencia directa, su amor, y su sabiduría. Y es por eso también que el emblema de Amor y Servicio tiene el circulo que representa el programa como un todo, el triangulo que representan los tres legados: unidad, servicio, y recuperación, y el cuadro que representa las cuatro actitudes del código: amor, compresión, tolerancia, y respeto.

Naturalmente una vida lejos de las situaciones que nos obligaron a buscar ayuda, parece una vida aburrida y sin sentido, Temíamos que nuestros nuevos amigos del programa fuesen fastidiosos aguafiestas o peor aún, fanáticos religiosos, nos dimos cuenta que en lugar de esto, eran seres humanos igual a nosotros pero tenían la virtud especial de comprender nuestro problema con compasión y sin juzgarnos.

Cada agrupación tiene completa autonomía para manejar sus propios asuntos, siempre y cuando no perjudiquen al programa como un todo, se manejen en respeto a las leyes y reglamentos de cada lugar, que se conduzcan con el respeto al derecho y dignidad de las personas, proveen lo necesario para la seguridad e integridad física de sus miembros y nunca permitan o fomenten alguna clase de lucro y beneficio personal. Nuestros principios al igual que los de AA han sido extraídos de la medicina, la religión, y la experiencia de nuestros compañeros que han caminado este sendero antes que nosotros.

Parte de la ideología de nuestra comunidad se desprende de axiomas tradicionales y propios como:

“Primero lo Primero”
“Tómalo con Calma”
“Vive y deja Vivir”
“Solo por la Gracia de Dios”
“Trabajo, Trabajo, y más Trabajo”
“Honestidad y mas Honestidad”
“Solo por Hoy”
“Piensa, Piensa, Piensa

“Si faltas a tus juntas, no preguntes porque recaes”

Le damos también uso continuo a tres oraciones que nos conducen en el día a día atreves de nuestra recuperación y que son la oración del Padre Nuestro, la oración de la Serenidad (Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo aceptar, valor para cambiar las que sí puedo, y sabiduría para decirnos la diferencia), y el legado a la responsabilidad (Yo soy responsable cuando cualquiera y donde quiera extienda su mano pidiendo ayuda, quiero que la mano de Amor y Servicio siempre este allí y por eso yo soy responsable, que así sea). Hoy por medio del programa Amor y Servicio, sabemos que no nos estamos privando de nada, de hecho, hemos sido liberados y descubrimos que nuestras vidas han entrado en una nueva dimensión, tenemos nuevos amigos, nuevos horizontes, y nuevas actitudes. Después de pasar anos de desesperación y frustración, muchos de nosotros creemos que por primera vez hemos comenzado a realmente vivir y nos agrada compartir esta vida nueva con toda persona que esté sufriendo como alguna vez también nosotros sufrimos, y al través de nuestras manos pueden salir de las obscuras cavernas donde Se encuentran y logran hallar el camino que los lleve de las tinieblas a la luz. En fin, Amor y Servicio se encuentra a la disposición de cualquiera que necesite ayuda, si tu al recibir este mensaje encuentras en el algo para ti, búscanos. Si ya tienes una agrupación y te gustaría integrarla a la formalidad y legalidad de este movimiento, búscanos y te aseguramos que bajo la cobertura de Amor y Servicio, pero especialmente bajo la cobertura del Padre de las luces que preside sobre todos nosotros, encontraras la paz y la tranquilidad que desde siempre has estado buscando. Date la oportunidad de conocer, una vida útil y feliz esta a tu alcance. Tú y tu Familia se lo merecen.

MAYORES INFORMES:

805-598-0123
805-2662772